sábado, 21 de octubre de 2017

Divertirse es un pecado. La ciencia lo confirma.




La ciencia lo confirma: la diversión es una forma de anestesia auto administrada, ya que permite a una persona generar endorfinas en su cerebro. Estas endorfinas ayudan al pecador a lidiar más fácilmente con los efectos conocidos de desobedecer los mandamientos del Señor.




Un pecador puede participar en una actividad que sabe de antemano que es pecaminosa, como el uso de drogas, la glotonería, la ociosidad o fundamentalmente la homogeidad.  Pero cuando en su mente el Señor trabaja para reorientarlos hacia Él, se ríen y su risa les hace sentirse mejor con respecto a su pecado y relativizar las consecuencias del mismo.

¿A que conduce esto? A una eternidad en el infierno, ergo: el tipo equivocado de diversión es una indicación de un pecador contumaz y por lo tanto divertirse es pecaminoso.

Pero hay una salida, porque cuando aceptas a Cristo, tus pecados son perdonados, tus pecados son como lágrimas en la inmensidad de un mar sin fin. Dios ni siquiera se preocupa por ellos después de eso.

Amigos: he visto a un ex homogay convertido hoy en un pastor de jóvenes, profundamente comprometido con la problemática de los drogadictos. Este hombre me ha dicho que la gran mayoría de los jóvenes que atiende están en espiral más profundo Pokémon Go. 

Así es, ese es el problema: un número creciente de niños están cayendo en la prostitución y la droga debido a este juego, que muchos ven como una simple diversión. Es la cosa más triste que he visto en toda mi vida, sin excepción.

Necesitamos sus oraciones, y necesitamos más cristianos. Él te entregará una sensación de felicidad implacable. Nunca he estado tan feliz como ahora, y debido a los efectos acumulativos de nuestro Señor me vuelvo más feliz cada día que pasa.

No hay comentarios:

Divertirse es un pecado. La ciencia lo confirma.

La ciencia lo confirma: la diversión es una forma de anestesia auto administrada, ya que permite a una persona generar endorfinas en...